Análisis: Giant TCR Advanced Pro Disc 2021

LlargoBikeBlog

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v02

Pocos ciclistas de carretera encontrarás que no hayan oído hablar de la Giant TCR. Es un clásico absoluto de las bicicletas escaladoras, con un gran palmarés a sus espaldas desde que se presentara al mundo en 1997 y el equipo español ONCE la utilizara en 1998 para competir en el Tour de Francia, con estrellas de la talla de Jalabert, Olano o Zülle.

giant-tcr-1997-v01

Foto: Graham Watson

¿Qué es lo que la hace tan especial? Bien, las siglas TCR nos dan una pista, vienen del inglés Total Compact Road, y ya nos permiten centrar la atención en la palabra «compacto». El bueno de Mike Burrows, su diseñador original, dio la campanada aplicando las geometrías de los cuadros de mountain bike de los 90 a un cuadro de carretera. Con un slooping (inclinación del tubo horizontal) muy acusado, sus largas tijas de sillín destacaban sobre el resto de bicicletas del pelotón. Esta disposición les permitó ganar claras ventajas: ligereza, rigidez, manejabilidad, aerodinámica, comodidad…

Más ligera y aerodinámica que nunca

Para este 2021, Giant presenta la que es la generación número 9 de la TCR. Como breve resumen, te diremos que se ha trabajado en 3 aspectos clave:

  • Ligereza: con ahorros de 140 g (SL), 131 g (Advanced Pro), 212 g (Advanced) .
  • Rigidez: con un ratio respecto a su peso líder en su categoría.
  • Aerodinámica: con tubos que adoptan forma de elipse truncada.

Para el ojo no entrenado, comparar esta nueva generación con la anterior, resultará en que las bicicletas son casi exactamente iguales… Pero si tienes la oportunidad de ver en directo la nueva TCR, verás que cada uno de sus tubos ha sido rediseñado, en aras de conseguir la mejor eficiencia aerodinámica posible. No en vano, Giant presume de un ahorro de 34 s en 40 km a 200 W respecto a la anterior generación.

Detalles de la novena generación

Repasamos en detalle todos sus componentes, empezando por una vista general de la transmisión, con el grupo Shimano Ultegra R8000 con platos 52/36 y cassette 11-30:

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-shimano-r8000

El tubo diagonal ha incrementado su anchura hasta los 65 mm para hacer de deflector aerodinámico de botellines de tamaño estándar, sistema que Giant llama Megadrive:

La horquilla de carbono también es nueva, con un diseño simétrico que aumenta el paso de rueda hasta unos espectaculares (para una bici escaladora) 32 mm en los cuadros para disco, 28 mm para los de freno de llanta:

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v06

Mejora también para las ya de por sí fantásticas ruedas Giant SLR1. Para este año heredan los mismos componentes internos para el buje que sus hermanas tope de gama Cadex de 42 mm. Mantienen su sistema Tubeless Hookless (sin gancho) incrementando hasta 23 mm el ancho exterior y 19,4 mm el interior (en comparación con los 17 mm de 2020). Giant dice que esto da como resultado una forma más redonda del neumático que ofrece mayor estabilidad y control en las curvas. Por si fuera poco, dejan la báscula en 1452 g la pareja:

Las cubiertas de serie son las Gavia Course 1 de 25c (aunque instaladas en sus llantas casi llegan a 28c). Con 375 g de peso, no son las más ligeras del mercado, por ejemplo las Shwalbe Pro One TLE, certificadas también por Giant para el aro Hookless pesan sobre 250 g. Al menos, estas Course 1 tienen un buen agarre en curva y no se notan tan lastradoras como las Gavia AC de su prima Propel:

Una espectacular integración sin duda es el potenciómetro Giant Power Pro. Estamos hablando de un sistema dual que cuesta 879 € aftermarket y ¡que viene de serie con la bici! Incluye la medición de potencia (vatios), equilibrio del pedaleo, ángulo de fuerza y cadencia. Se empareja con cualquier ciclocomputador GPS ANT + y smartphones gracias a Bluetooh. Su batería dura hasta 150 horas o 2.400 km con una sola carga y ésta es muy sencilla de realizar con un cable doble USB con imán. Un indicador LED en cada biela muestra el nivel de la batería, o también puedes verlo usando la aplicación Giant RideLink, que además permite actualizar el firmware y calibrar el Power Pro antes de cada salida, además de mostrar un gran número de parámetros en tiempo real y de rutas guardadas:

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v09

Tija de sillín Variant que adopta la forma de elipse truncada y ofrece un gran equilibrio entre ligereza, calidad de conducción y aerodinámica. También es muy fácil de instalar y ajustar gracias a un tornillo escondido bajo un protector de silicona:

Imagen en detalle de la parte posterior de la tija donde podemos apreciar el corte plano de la elipse:

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v15

El sillín Fleet SL ya lo conocimos el año pasado y nos encantó por comodidad y peso contenido, para este 2021 repite:

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v16

En esta segunda imagen vemos la posibilidad de integrar en él la luz trasera Numen, como ya vimos en la Propel:

El manillar Contact SL también ha sido perfeccionado, mejorando su ergonomía en la zona superior donde apoyamos las manos. Gran detalle también de integrar un soporte para ciclocomputador GPS, Gopro y luces compatibles de Giant. Además es ajustable, pudiendo variar su inclinación a nuestro gusto:

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v11

La potencia conserva el diseño Overdrive 2, que combina un cojinete inferior de 1,5 pulgadas y un cojinete superior de 1-1/4 pulgadas. Funciona en conjunto con un tubo de dirección de horquilla cónico, que según Giant ofrece una mejor rigidez:

La integración de los cables brilla por su ausencia, siendo realmente la única desventaja la visual/estética, pues la ganancia aerodinámica es despreciable. A su favor, todas las operaciones de transporte, mantenimiento y corte del tubo de la horquilla se realizan de forma sencilla, incluso por parte del mismo usuario. Si optas por una versión con grupo eléctronico, sólo quedarán los latiguillos de freno al aire:

Aún con los cables a la vista, la terminación y calidad de acabado es muy buena:

Por último, las pinzas Shimano Ultegra perfectamente integradas en la horquilla con discos de 160 y 140 mm con ICE Technology:

En ruta

Nada más tener en mis manos la nueva TCR Advanced Pro me resultó muy apreciable su ligereza. En talla L, incluyendo látex de los neumáticos, potenciómetro y soporte de GPS pesó 7,7 kg, 1 kg menos que mi anterior Propel Advanced. Es un peso fantástico en esta talla grande y para una bici de este rango de precio (4.000 € PVP). Las consecuencias son que la TCR se nota muy ágil subiendo, y no sólo por el peso total, también por las espectaculares ruedas SLR1, con muchas menos inercias gracias a sus 1.450 g que las SLR2 que calzaba la Propel. Hacer cambios de ritmo y subir pendientes con un desnivel considerable es mucho más sencillo. Notas que la bicicleta escala con un apreciable menor esfuerzo.

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v20

Otro punto importante que se percibe al instante es la comodidad de rodadura. El conjunto cuadro/ruedas transitan muy bien el asfalto rizado y los baches, con un excelente equilibrio entre rigidez y absorción, mucho más logrado que en su prima de la categoría aero. Ya no es necesario buscar la trazada limpia del asfalto, nos podemos permitir algún despiste sin que toda la bici tiemble y vibre.

¿Qué tal en llano? Pues aguanta el tipo. Volviendo a compararla con mi Propel anterior, la TCR llanea bien, no llega a ser tan óptima como una aero total, entre otras cosas por carecer de perfiles de 65 mm en sus ruedas y ofrecer algo más de resistencia al avance, pero no noto ninguna penalización.

¿Y en los descensos? Más de lo mismo, quizá alguna turbulencia más cuando tenemos viento respecto a Propel, porque ésta última era un tiralíneas, pero la TCR lo compensa con menores sustos por el perfil de 42 mm de sus llantas y por una comodidad y absorción claramente mejores, que nos hace adquirir mayor confianza de forma instantánea.

giant-tcr-advanced-pro-1-disc-2021-rosewood-carbon-cyclingwear-by-llargobike-v01

Conclusión

Un buen resumen del comportamiento global de la Giant TCR es que es una bicicleta que todo lo hace bien. Es así de simple y en Giant lo saben, por ello a lo largo de los años la TCR ha cambiado poco, adoptando pequeñas mejoras y actualizaciones, pero huyendo de los grandes cambios. Y estoy totalmente de acuerdo con esta filosofía, porque poco debe cambiar una bicicleta con un diseño de cuadro que ha conseguido un equilibrio impresionante en todas sus facetas.

Mucha gente le echa en cara no disponer de cables integrados. Quizá sea un punto de mejora para años venideros, pero no lo veo algo crucial en este tipo de bicicletas (no aero). Tal y como se comporta la bicicleta, es algo totalmente despreciable.

No puedo terminar de otra manera que gritando al cielo: ¡larga vida a la Giant TCR!

Últimos Test